Sin categoría

Oxígeno y vino , ¿amigos o enemigos?

El oxígeno es un elemento fundamental en el proceso de elaboración y conservación del vino, ya que interviene de forma decisiva desde la recogida de la uva hasta el embotellado del vino. Su importancia en la vinificación ha sido muy estudiada por los expertos y es un aspecto a controlar en todas las etapas de la vida del vino.

El Oxígeno en las diferentes fases

En la primera fase de fermentación, es indispensable la aireación. Durante la crianza en barrica también interviene, aunque en menor cantidad.

Durante el envejecimiento en la botella, pequeñas cantidades de oxígeno traspasan el corcho, interviniendo en el producto final. Muy poco oxígeno producirá vinos reductivos, lo que puede generar olores desagradables (tufo de reducción).

Por otra parte un exceso de oxígeno puede hacer que el vino pierda su personalidad, que se convierta en un vino cansado, llegando a amargar. Una vez abierta la botella, el oxígeno acelera la oxidación el vino, por lo que puede deteriorarse en pocas horas, dependiendo de sus características. Un vino oxidado es fácilmente reconocible por su color.

¿Cómo impedir que el vino se oxide rápidamente después de abierta la botella?

vino y oxígeno

Actualmente existen novedosos métodos para conservar el vino después de abierto, como la inyección de gases inertes  y  los tapones con filtro de base de carbono activo que detienen la oxidación del vino y absorben los aromas acéticos y volátiles que se desprenden en la oxidación del vino.

Otra de las herramientas  que permite  guardar el vino varios días sin que pierda propiedades, es la bomba de vacío. Las bombas de vacío permiten retrasar el proceso de oxidación en el vino de las botellas empezadas de manera que, utilizando los tapones que normalmente incluyen, se puede extraer el aire del interior y puede disfrutarse el vino en un momento posterior. Ideal si que quieren degustar varios vinos, sin tener que acabarlos todos.

Otra opción son los tapones-bomba que vacían el aire de la botella y que preservan las  propiedades del vino sin necesidad de bomba de aire adicional ya que está integrada en el tapón. Muy fácil de utilizar, el tapón con bomba de vacío integrada es un sistema todo-en-uno muy rápido, práctico y eficaz.

Pero sin duda alguna el mejor método para disfrutar del vino en todo su esplendor es acabar la botella. ¿Y tú que solución utilizas?

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter